HIDROTAR

top5.jpg

El agua procedente de la red de distribución cumple con las normas de calidad sanitarias establecidas en la Legislación correspondiente, teniendo todas las garantías de potabilidad, lo que no excluye que puedan existir determinados parámetros de calidad mejorables tanto para las personas como para las instalaciones:

  • Leve turbidez; por la presencia de pequeños sólidos en suspensión que pueden provocar sedimentos y problemas de corrosión en tuberías e instalaciones.
  • Incrustaciones. Una alta concentración de carbonato cálcico en estado natural (con alto poder de adherencia) provoca depósitos en conducciones e instalaciones.
  • Desagradable sabor y olor. El agua de la red, durante su tratamiento y distribución, habitualmente es sometida a un proceso de cloración que provoca un desagradable solor y sabor al agua de bebida.
  • Contaminación bacteriológica (muy inusual). Un deficiente tratamiento de cloración, una contaminación localizada en la red de distsribución o  la presencia de ptaógenos resistentes al cloro, puede dar lugar a una contaminación bacteriológica del agua de red.
En www.ecohidro.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar y analizar el uso que haces de nuestros site. Puede cambiar la configuración, rechazarlas u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí