HIDROBIO

top2.jpg

DEPURACIÓN DE AGUAS RESIDUALES

Planta depuradora HidroBIO para el tratamiento de aguas residuales urbanas e industriales para su vertido o reutilización.


DEPURACIÓN DE AGUAS EN CONTENEDOR

Planta depuradora móvil HidroBIO PACK diseñada para la depuración de aguas residuales "in situ" de poblaciones e industrias para permitir su vertido o reutilización.

Se suministra en un contenedor marítimo ISO 20', 40' y 40'HC adaptado con protección exterior para la interperie y protección interior anticorrosión.Incluye todos los equipos necesarios para su inmediata instalación allá donde se necesite depurar el agua residual.

Las plantas emplean la tecnología MBBR (Moving Bed Bio Reactor) basada en el desarrollo de biomasa en unos soportes plásticos (carriers) que se encuentran suspendidos en el licor mezcla del reactor biológico. Estos soportes posibilitan el crecimiento de mayor cantidad de microorganismos por unidad de volumen que en un sistema convencional, consiguiendo una excelente calidad del efluente en un espacio mínimo de implantación.
 
El sistema MBBR es un proceso simple y robusto que permite incrementar la capacidad de depuración con sólo aumentar el porcentaje de soportes en el reactor.
ELEMENTOS DE LA PLANTA:
  1. Tanque de homogeneización de caudal y carga contaminante del efluente.
  2. Tamiz de finos.
  3. Reactores MBBR con rellenos de carriers y microorganismos aerobios especializados en eliminación de materia orgánica, grasas y aceites.
  4. Decantador lamelar.
  5. Espesador de fangos.
  6. Arqueta de toma de muestras.
  7. Armario/Caseta de control que contiene las bombas soplantes, cuadro eléctrico y automatismo.

La elección de un sistema de depuración depende de:

  • Rendimiento exigido al sistema, es decir, el grado de reducción de contaminantes necesario para alcanzar los límites de vertido o de reutilización establecidos por los Organismos públicos regionales o de cuenca.
  • Caudal diario y caudal horario punta de agua residual a tratar.
  • Costes de inversión; no sólo habrá que tener en consideración el coste de instalación, sino la necesidad de terrenos para la implantación de la depuradora.
  • Costes de explotación; consumo eléctrico, costes de gestión de residuos, mantenimiento, etc.
  • Espacio disponible para la ubicación de la planta depuradora.
  • Simplicidad de operación y mantenimiento; habrá que considerar la disponibilidad o no de personal especializado para el seguimiento de la planta.
  • Impacto medioambiental; impacto visual de la instalación, posibilidad de realizar obra civil, molestias por olores y ruidos, etc.